Cómo hacer leche vegetal casera

 

 

Hay un montón de opciones vegetales como bebidas, en los supermercados y tiendas de alimentación habrás visto más de una variedad: varias marcas de leche de soja, leche de almendras, leche de arroz, horchata (leche de chufa)… Y hay muchas más que podemos conseguir fácilmente o bien hacerlas en casa. No es nada complicado y además puedes elegir un montón de cereales y semillas con las que hacerlas, e incluso combinarlos entre sí para obtener nuevos sabores.

Las leches vegetales pueden sustituir a los lácteos en cualquier receta, quedan estupendas para desayunar, con café, cacao o té, para hacer batidos, para cocinar y hacer salsas saladas (como la bechamel), para hacer postres (como el arroz con leche, flanes, natillas, etc.), para hacer dulces (tartas, bizcochos, cupcakes…) y prácticamente para cualquier uso que les queramos dar.

En este tutorial explicaremos todo lo básico que necesitas saber para empezar a hacer tus propias leches vegetales.

 

EQUIPAMIENTO

No necesitas máquinas especiales, pero si tienes alguna sólo has de seguir las instrucciones. Para quienes no tenemos máquina es igualmente fácil:

Una batidora, preferiblemente de vaso, o una batidora de brazo que tenga un accesorio de vaso grande. Es preferible usar de este tipo, ya que con una batidora de brazo es más complicado batir bien los ingredientes y que queden las partículas lo más pequeñas posible.
Una tela fina, muselina, trapito (¡muy limpio!) o bolsa para hacer leches vegetales. Con esto filtraremos nuestra leche vegetal. Hay quien usa un par de medias. Puedes usar cualquier tejido suave que permita pasar los líquidos pero no los trocitos, que sea resistente porque habrá que estrujarlo y retorcerlo, y que esté bien limpio.
Botes, botellas, envases para guardar las leches vegetales una vez hechas. Puedes reutilizar los tetrabricks de leches vegetales que hayas comprado anteriormente y que estén vacíos. Enjuágalos bien y tenlos a mano cuando hagas leches vegetales.
Boles o recipientes en los que dejar cosas en remojo, embudo para pasar la leche vegetal a botellas o envases, etc., esto es equipamiento básico de cocina que también usaremos.

INGREDIENTES

Podemos usar casi todo tipo de frutos secos, semillas y algunas legumbres para hacer nuestras leches vegetales. Para ello te recomendamos:

FRUTOS SECOS

Que sean preferiblemente crudos, sin sal y pelados. Si no están pelados puedes pelarlos tú. Es importante que sean sin sal y que no sean fritos, salvo que queramos acabar con una leche vegetal con sabor a fritanga.
Sí sirven frutos secos tostados, pero siempre sin sal. Los puedes comprar ya tostados o tostarlos en casa al horno. El sabor será más pronunciado, puede que te gusten más algunos de ellos como avellanas y almendras.

SEMILLAS

Si pueden ser enteras o integrales, mejor. No sólo aportan más nutrientes sino mejor sabor. Al igual que para los frutos secos, procura que sean crudas o tostadas y sin sal.

CEREALES

Pueden ser blancos o integrales, crudos, hechos copos (como en el caso de la avena) o tostados. Que no lleven azúcares ni sal.

LEGUMBRES

Hay pocas legumbres buenas para hacer leches vegetales: soja y cacahuetes. La soja que sea soja blanca (Glycine max), legumbre esférica de color amarillo pálido, cruda. Los cacahuetes sin cáscara crudos o tostados sin sal ni azúcar.

PASOS BÁSICOS

1. Dejar en remojo
2. Escurrir y lavar
3. Batir y añadir agua
4. Filtrar y guardar

Ahora explicaremos un poco más detenidamente todo esto.

EJEMPLO: CÓMO HACER LECHE DE ALMENDRAS

Esta receta a modo de ejemplo te enseñará a hacer leche de almendras ¡o cualquiera que tú quieras! Todas se hacen igual, sólo varía el tiempo de remojo y el agua añadir, pero para eso tienes más abajo una tabla que te lo aclara todo.

  • Necesitaremos:
  • 1 taza de almendras sin cáscara
    3 tazas de agua
    endulzante al gusto: azúcar, sirope de agave o de arce, sirope de arroz, dátiles, stevia… (esto es opcional, sólo si queremos una leche de almendras dulce).
  • Paso 1: deja en remojo las almendras en un bol con abundante agua durante 8-12 horas (de un día para otro). Si hace mucho calor lo puedes dejar en la nevera.
  • Paso 2: escurre las almendras y lávalas bien con agua corriente.
  • Paso 3: pon las almendras en el vaso de la batidora. Bátelas con media taza de agua hasta que se haga una pasta (se verán los trocitos, no te preocupes).
  • Paso 4: sigue añadiendo el resto de agua y batiendo.
  • Paso 5: cuélalo con ayuda de la tela o trapito.
  • Paso 6: exprímelo bien para obtener la mayor cantidad de leche vegetal con todo el sabor de las almendras. Sigue estrujando, retorciendo y exprimiendo hasta que deje de caer líquido. Nos quedará por un lado nuestra leche vegetal y por otro, en la tela, la pulpa u okara de las almendras que hemos usado.
  • Paso 7: ¡Pruébala! Si quieres puedes añadir un poco más de agua o un endulzante al gusto si la quieres como bebida dulce. Si no, no añadas nada. Pásala a una botella o un recipiente alto, ciérralo bien y guárdalo en la nevera. Te durará 3-4 días.

ALGUNOS CONSEJOS:

➧ Comprueba que las almendras están en buen estado antes de usarlas, que no huelan a rancio ni tengan mal aspecto.
➧ Más vale quedarse cortos que pasarse con el agua; bátelo con 3 tazas de agua y si después quieres una leche de vegetal más ligera, añade más agua. Si nos pasamos de agua al principio tendremos que dejar en remojo más almendras, mientras que si somos prudentes y lo hacemos poco a poco encontraremos enseguida la proporción que más nos guste.
Bátelo muy bien, como mínimo 3 minutos. Con esto lograremos una leche vegetal más rica, con más partículas de las almendras. Más vale pasarse batiendo que acabar con una leche vegetal con poco sabor y casi nada de color.
Agita la leche vegetal antes de usarla. Siempre. Tiende a separarse el líquido de los sólidos, pero no pasa nada, no es que se haya cortado. Agítala muy bien y estará de nuevo lista para usar.
➧ Las leches vegetales con alto contenido en proteínas pueden “cortarse” al usarlas con café caliente. Esto es debido a que la acidez y temperatura del café recién hecho provoca que se coagulen las proteínas de nuestra leche vegetal, y lo que pasa es que nos quedan trocitos de tofu sedoso instantáneo flotando. Para evitarlo procura poner primero la leche vegetal ya calentada y después el café. Mézclalo bien.
Algunos frutos secos como las nueces macadamia, coquitos, piñones y pistachos, y cereales y semillas como el coco, semillas de lino, cáñamo y avena no necesitan remojo, mientras que otros como la soja requieren, además del remojo, un tiempo de cocción. Tenlo en cuenta antes de hacer tus leches vegetales.
Hay semillas y cereales que se pueden germinar antes de hacer leches vegetales con ellos, en lugar de sólo remojarlos. Por ejemplo la quinoa y el trigo sarraceno.
No tires la pulpa. Esta pulpa u okara es el ingrediente que hemos usado, molido. Es decir, que la pulpa de almendras funciona como la harina de almendras (almendras molidas) y la puedes usar exactamente igual. Si no sabes qué hacer con ello en el momento, guárdalo en un envase pequeño y congélalo. Más adelante subiremos un artículo sobre qué hacer con esta pulpa.

RECOMENDACIONES SEGÚN LOS INGREDIENTES

Estas son recomendaciones generales que os hacemos según las pruebas que hemos hecho en casa. Incluyen las horas de remojo que necesitan los ingredientes, la cantidad de agua que hay que añadir (que puedes añadir más después, es al gusto) y los mejores usos que se les pueden dar a estas leches vegetales:

INGREDIENTE

TIEMPO RECOMENDADO DE REMOJO

RATIO RECOMENDADO INGREDIENTE:AGUA

RECOMENDABLE ESPECIALMENTE PARA

ALMENDRAS 8-12 horas 1:3 cualquier uso
AMARANTO 6-8 horas 1:3 batidos, salsas
ANACARDOS 2-4 horas 1:4 cualquier uso
ARROZ BLANCO 4 horas + cocción 1:3 batidos, bebidas, postres, salsas
ARROZ INTEGRAL 6-8 horas + cocción 1:3 batidos, bebidas, postres, salsas
AVELLANAS 8 horas 1:4 batidos, bebidas, cremas dulces, salsas, postres
AVENA no hace falta, pero se puede remojar de 20 minutos a 2 horas 1:4 cualquier uso
CACAHUETES 8 horas 1:3 batidos, salsas saladas
CÁÑAMO no es necesario 1:3 batidos, salsas
COCO RALLADO 2-6 horas o infusión + 1 hora 1:4 batidos, bebidas, salsas, postres
COQUITOS (NUECES DE BRASIL) no es necesario, pero se pueden remojar 1-2 horas 1:2 batidos, bebidas, salsas, postres
MACADAMIA no es necesario, pero se pueden remojar hasta 8 horas 1:4 batidos, bebidas, postres
MIJO 8-12 horas + cocción o germinado 1:3 batidos
NUECES 4-8 horas 1:4 batidos, bebidas, salsas, postres
PECANAS 4-6 horas 1:3 cualquier uso
PIÑONES no es necesario, pero se pueden remojar hasta 8 horas 1:3 batidos, bebidas, postres
PIPAS DE CALABAZA 6-8 horas o infusión + 15 minutos (enfriar) 1:2 batidos, cremas saladas
PIPAS DE GIRASOL 4-8 horas 1:4 batidos, postres, cremas saladas
PISTACHOS no es necesario, pero se pueden remojar 4 horas 1:3 batidos, bebidas, postres
QUINOA 8 horas + cocción o germinado 1:3 batidos, salsas saladas
SEMILLAS DE AMAPOLA 4-5 horas 1:4 batidos
SEMILLAS DE LINO no es necesario 1:6 batidos
SÉSAMO 8 horas 1:3 batidos, bebidas, salsas
TRIGO SARRACENO 8 horas 1:3 batidos, bebidas

 

Leche de almendras
Remojo: 8-12 horas
Ingredientes: 1 taza de almendras + 3 tazas de agua
Nos sirve para: cualquier uso, tanto en preparaciones dulces como saladas. Es una de las leches vegetales de sabor más agradable, se nota el sabor de la almendra (salvo que la hagamos muy aguada). Se pueden tostar las almendras antes de usarlas para un sabor más marcado.

Leche de amaranto                                                                                                                   Remojo: 6-8 horas
Ingredientes: 1 taza de amaranto + 3 tazas de agua
Nos sirve para: preferiblemente batidos, con cereales, cacao, frutas, etc., y salsas saladas. Su sabor puede no ser tan agradable para usarla como desayuno, pero siempre se puede probar.
Es una leche rica en fibra, hierro, calcio, magnesio, fósforo y manganeso.

Leche de anacardos
Remojo: 2-4 horas
Ingredientes: 1 taza de anacardos + 4 tazas de agua
Nos sirve para: desayunos, bebidas, batidos, salsas, dulces, postres… todo lo que queramos hacer con ella. Queda especialmente bien para hacer salsas saladas. Es una leche vegetal de sabor bastante neutro y textura cremosa y sedosa.
La leche de anacardos es rica en proteínas, ácidos grasos omega-6, magnesio, fósforo, cobre y manganeso.

Leche de arroz
Remojo: 4-8 horas
Cocción: 15 minutos
Ingredientes: 1 taza de arroz cocido + 3 tazas de agua
Nos sirve para: batidos, bebidas, salsas dulces y saladas, postres, etc. Recomendamos la cocción del arroz porque crudo puede resultar un poco indigesto para algunas personas y porque si hacemos una leche de arroz cruda y después la calentamos los almidones comenzarán a gelificar y tendremos una leche espesa. Es una buena cualidad a la hora de hacer salsas espesas y ciertos postres como natillas o flanes, pero puede que no queramos este efecto con el café, cacao o té.
La leche de arroz contiene ácido fólico, manganeso y selenio.

Leche de avellanas
Remojo: 8 horas
Ingredientes: 1 taza de avellanas + 4 tazas de agua
Nos sirve para: batidos, bebidas y platos dulces preferiblemente. Queda especialmente bien con cacao, vainilla y canela. Se pueden tostar las avellanas antes de usarlas.
La leche de avellanas es rica en grasas, pero no contiene colesterol. También es rica en ácidos grasos omega-6, fibra, vitamina E, manganeso y hierro.

Leche de avena
Remojo: no es necesario
Ingredientes: 1 taza de avena + 4 tazas de agua
Nos sirve para: cualquier uso, teniendo en cuenta que puede pasar como con la leche de arroz: al calentarla sus almidones gelificarán y nos quedará una leche vegetal más espesa y viscosa.
La leche de avena es rica en fibra, hierro, tiamina, magnesio, fósforo y manganeso.
Nota: la avena contiene gluten.

Leche de cacahuetes
Remojo: 8 horas
Ingredientes: 1 taza de cacahuetes + 3 tazas de agua
Nos sirve para: preferiblemente platos salados, cremas, salsas, etc. Aunque tiene un sabor bastante neutro se puede notar el aroma de cacahuete. Para un mejor sabor utiliza cacahuetes tostados sin sal (puedes tostarlos en casa).La leche de cacahuetes es rica en grasas, ácidos grasos omega-6 y omega-3 y proteínas, además de ácido fólico, niacina, tiamina, manganeso, cobre y fósforo.

Leche de cáñamo
Remojo: no es necesario
Ingredientes: 1 taza de semillas de cáñamo + 3 tazas de agua
Nos sirve para: recomendable en batidos y bebidas frías y salsas saladas. Es una leche vegetal con un sabor peculiar. Si no te gusta puedes mezclarla con leche de almendras o de nueces.
La leche de cáñamo es rica en proteínas, fibra y magnesio.

Leche de coco
Remojo: 2-6 horas o bien 1 hora en agua hirviendo
Ingredientes: 1 taza de coco rallado + 4 tazas de agua
Nos sirve para: batidos, bebidas, preparaciones dulces y algunas salsas como currys. Es una leche vegetal muy aromática y con un punto dulce, mucho más buena bien fría y acompañada de frutas. Para un sabor más pronunciado y una textura más sedosa, puedes añadir 1 cucharada de aceite de coco mientras lo bates.
La leche de coco es rica en grasas saturadas pero no contiene colesterol. Es rica también en manganeso.

Leche de coquitos (nueces de Brasil)
Remojo: no es necesario
Ingredientes: 1 taza de coquitos + 2 tazas de agua
Nos sirve para: los mismos usos que la leche de coco. El sabor es muy parecido, como de coco y nuez, y queda más densa y sedosa (se puede añadir más agua).
La leche de coquitos o nueces de brasil es rica en grasas saturadas pero no contiene colesterol. También es rica en magnesio, fósforo, cobre, selenio y tiamina.

Leche de nueces de macadamia
Remojo: no es necesario
Ingredientes: 1 taza de macadamias + 4 tazas de agua
Nos sirve para: bebidas, batidos y postres en general. Es una leche vegetal cremosa, con un sabor un poco más neutro que la de nueces normales, pero muy aromática en preparaciones dulces.
La leche de nueces de macadamia es rica en grasas (pero no colesterol), fibra, tiamina y manganeso.

Leche de mijo
Remojo: 8-12 horas + 15 minutos de cocción o bien germinar las semillas
Ingredientes: 1 taza de mijo cocido o germinado + 3 tazas de agua
Nos sirve para: preferiblemente batidos con frutas. Es una leche vegetal bastante peculiar, al calentarla espesará un poco aunque no tanto como la de avena o la de arroz (si son crudas). Por su sabor recomendamos estos usos, pero puedes probarla en cualquier preparación que quieras.
La leche de mijo es rica en magnesio y manganeso.

Leche de nueces
Remojo: 4-8 horas
Ingredientes: 1 taza de nueces sin cáscara + 4 tazas de agua
Nos sirve para: casi cualquier preparación. Esta leche vegetal tiene un sabor notable a nueces que podemos aprovechar en la preparación de dulces y postres, así como batidos con vainilla, cacao o frutas dulces.
La leche de nueces es rica en grasas (pero no colesterol), ácidos grasos omega-3 y omega-6, vitamina B6, tiamina, ácido fólico, cobre y manganeso.

Leche de nueces pecanas
Remojo: 4-6 horas
Ingredientes: 1 taza de nueces pecanas + 3 tazas de agua
Nos sirve para: los mismos usos que la de nueces normales, sólo que esta tiene un sabor más suave y almendrado.
La leche de nueces pecanas es rica en grasas (pero no colesterol), fibra, tiamina y manganeso.

Leche de piñones
Remojo: no es necesario
Ingredientes 1 taza de piñones + 3 tazas de agua
Nos sirve para: preferiblemente bebidas, batidos y postres. La leche de piñones es muy aromática y puede resultar un poco empalagosa en algunas salsas saladas, pero puedes probar a usarla.
La leche de piñones es rica en grasas, ácidos grasos omega-6, tiamina, niacina y manganeso.

Leche de pipas de calabaza
Remojo: 6-8 horas o 15 minutos en agua hirviendo
Ingredientes: 1 taza de pipas de calabaza + 2 tazas de agua
Nos sirve para: preparaciones saladas. Es una leche vegetal con un sabor fuerte que puede no gustarnos tanto como desayuno o para bebidas, es preferible usarla para cocinar. Aún así, puedes probarla con cacao, té o café, puede que te guste.
La leche de pipas de calabaza es rica en grasas (pero no en colesterol) y proteínas, ácidos grasos omega-6, vitamina K, hierro, fósforo, magnesio y manganeso.

Leche de pipas de girasol
Remojo: 4-8 horas
Ingredientes: 1 taza de pipas de girasol peladas + 4 tazas de aguaNos sirve para: preparaciones saladas y algunas dulces. Tiene un sabor muy marcado a pipas y nos puede recordar al tahini.
La leche de pipas de girasol es rica en tiamina, vitamina B6, magnesio, manganeso, fósforo, cobre y vitamina E.

Leche de pistachos
Remojo: no es necesario
Ingredientes: 1 taza de pistachos sin cáscara + 3 tazas de agua
Nos sirve para: batidos, algunas bebidas (con vainilla, cacao, naranja, etc) y postres. Es de color verde pálido y tiene mucho sabor a pistachos, así que se puede usar en todas aquellas combinaciones que queden bien con los pistachos.
La leche de pistachos es rica en tiamina, vitamina B6, magnesio, manganeso, cobre y ácidos grasos omega-6.

Leche de quinoa
Remojo: 8 horas + 15 minutos de cocción o germinado
Ingredientes: 1 taza de quinoa + 3 tazas de agua
Nos sirve para: batidos y salsas saladas principalmente. Antes de dejar la quinoa en remojo lávala bien para retirar las saponinas que recubren las semillas. Queda muy bien a la hora de hacer salsa bechamel y cremas de verduras.
La leche de quinoa es rica en proteínas, magnesio, fósfoto y manganeso.

Leche de semillas de amapola
Remojo: 4-5 horas
Ingredientes: 1 taza de semillas de amapola + 4 tazas de agua
Nos sirve para: batidos y algunas bebidas. Es una leche vegetal de sabor fuerte y color lila pálido. Se puede combinar, para un mejor sabor, con leche de macadamia.
La leche de semillas de amapola es rica en fibra, tiamina, hierro, magnesio, fósforo, cobre, calcio y manganeso.

Leche de semillas de lino
Remojo: no es necesario
Ingredientes: 1 taza de semillas de lino (preferiblemente lino dorado) + 6 tazas de agua
Nos sirve para: batidos principalmente. Al batir las semillas de lino y mezclarlas con el agua tendremos una sustancia mucilaginosa espesa y viscosa, de ahí que recomendemos hacerla con mucha agua. Cuanto menos líquido, más espesa y viscosa. Con una proporción de 1:1 o 1:2 se hace un buen sustituto del huevo para dulces como galletas y bizcochos.
Es una leche vegetal muy clara y con poco sabor, por eso recomendamos que se use para batidos y preferiblemente en combinación con otras leches vegetales menos viscosas.
La leche de semillas de lino es rica en fibra, tiamina y calcio.

Leche de sésamo
Remojo: 8 horas
Ingredientes: 1 taza de semillas de sésamo + 3 tazas de agua
Nos sirve para: batidos, bebidas y salsas. Tiene bastante sabor a sésamo y un color blanco muy atractivo. Se puede usar para hacer bechamel y cremas de verduras.
La leche de sésamo es rica en grasas pero no contiene colesterol. También es rica en ácidos grasos omega-6, calcio, hierro, magnesio y fósforo.

Leche de soja
Remojo: 8-12 horas + cocción
Ingredientes: 1 taza de soja + 4 tazas de agua
Esta es la leche vegetal que más trabajo da. Primero tenemos que lavar la soja, dejarla en remojo, escurrir, volver a lavar y poner en la olla exprés o a presión con abundante agua. Hemos de cocerla hasta que esté tierna (15-20 minutos). Una vez templada, que podamos abrir la olla, es recomendable escurrirla y retirar las pieles de la legumbre para evitar sabores desagradables.
Una vez hecho esto podemos batirla con el agua y filtrarla como cualquier otra leche vegetal.
Se puede utilizar para cualquier uso, ya sea en bebidas, batidos, dulces, postres, salsas y platos salados, para sustituir los lácteos.
La leche de soja es rica en proteínas, fibra, vitamina K, hierro, magnesio, fósforo, cobre y manganeso.

Leche de trigo sarraceno
Remojo: 8 horas
Ingredientes: 1 taza de trigo sarraceno + 3 tazas de agua
Nos sirve para: batidos y bebidas principalmente. Tiene un sabor peculiar, más pronunciado si es con trigo sarraceno tostado, que combina muy bien con frutas como el plátano y la piña.
La leche de trigo sarraceno es rica en fibra, magnesio y manganeso.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *