El uso de las algas en la cocina

El uso de las algas marinas en la gastronomía está muy extendido en los países asiáticos y cada vez más en el resto del mundo.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO), la industria de las algas marinas produce de “7 500 a 8 000 millones de toneladas de algas húmedas al año, que se recogen o bien del ambiente natural (silvestres) o bien de cultivos (cultivadas)”. Solo en la República de Corea se recolectan cada año alrededor de 800 000 toneladas de tres especies diferentes de algas comestibles. Además, los datos revelan que el aumento de población y de ingresos generará un mayor consumo de los productos procedentes del mar, entre ellos las algas.

Las algas se conocen como las verduras del mar, al ser un tipo de alimento equilibrado que aporta a nuestra dieta pocas calorías pero una gran cantidad de nutrientes esenciales.

Existen más de 25000 tipos de algas, pero no todas son comestibles. Entre los tipos de alga comestibles más comunes están:

  • Alga nori: un clásico de los platos orientales. Es muy común en piezas de sushi o fritos. Es el alga que normalmente se usa para elaborar makis.
  • Alga Wakame: es un tipo de alga con muchísimas propiedades, rica en nutrientes y minerales. La podemos encontrar en multitud de platos, desde ensaladas a pizza.
  • Lechuga de mar: se caracteriza por un intenso sabor a mar. Destaca por su alto contenido en proteínas y fibra. Podemos encontrarla como guarnición de algunos platos de pescado, en sopas o en incluso empanadas.
  • Alga Agar-Agar: es muy conocida en la cocina vegetariana, ya que se usa como alternativa a la gelatina. Es un alga de sabor neutro, muy nutritiva.

¿Las habéis probado ya? En La Huerta tenemos una ensalada de alga wakame, pepino y tomates ¡os animamos a darle una oportunidad!

Ensalada de cuscús de coliflor

Para los amantes de la coliflor, hoy os traemos una receta fácil y barata que tendrás lista en 10 minutos con tan solo 4 pasos.

Los ingredientes para 2-3 raciones son los siguientes:

  • 550 gr de coliflor
  • 1/2 cebolla
  • 1 zanahoria
  • 1 rama de apio
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pepino pequeño
  • 1 puñadito de pasas
  • Tomates cherry
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • 1 chorrito de limón

Los pasos para la preparación son:

  1. Cortamos la cebolla, el pimiento rojo, la rama de apio y el pepino en trocitos pequeños.
  2. Rallamos la zanahoria en tiras finas, cortamos los tomates cherry por la mitad y junto con las pasas, lo añadimos con las verduras.
  3. Rallamos la coliflor con un tamaño como el del cuscús y lo mezclamos con el resto de ingredientes ya preparados.
  4. Aliñamos con una pizca de sal, el aceite de oliva virgen extra y un chorrito de limón (al gusto) y removemos.

Esta receta nos encanta porque puede servir tanto para acompañar un plato principal como de entrante. Es ideal para los más pequeños o para los que se cansan de comer verduras, ya que la coliflor servida así recuerda mucho al cuscús y nos hace olvidarnos de que realmente estamos comiendo verduras.

¡Esperamos que la disfrutéis!